Viajar por la República Dominicana

Transporte e infraestructuras

La práctica totalidad del transporte interior en la República Dominicana se hace por carretera: no hay ferrocarriles en servicio. No obstante, el mantenimiento de las carreteras a veces deja bastante que desear, lo que unido al paso por cada pueblo y al hecho de compartir la ruta con todo tipo de vehículos , algunos muy peculiares, hace que los tiempos invertidos en recorrer distancias no muy largas sean mayores de lo esperado.

Por ello, puede a veces resultar una opción interesante el avión en vuelos interiores: Existen compañías domésticas que vuelan desde y hacia Santo Domingo, Puerto Plata, Punta Cana y Samaná, com Sapair , Caribair, Air Century o Aerodomca.



Para distancias más cortas, el autobús es una muy buena opción: las unidades son cómodas, tienen aire acondicionado y son bastante económicas. Hay dos compañías principales: Metro y Caribe Tours, la primera de las cuales es de una calidad ligeramente superior, aunque cubre únicamente el corredor principal Santo Domingo - Santiago - Puerto Plata, mientras que Caribe Tours tiene una red más amplia.

Las pequeñas rutas locales están cubiertas por una completa red de guaguas o pequeños minibuses bastante destartalados, que por la velocidad que alcanzan hacen honor a su apodo de voladoras. En ellas el cobrador o pitcher se encargará de compactar tantos pasajeros como le sea posible en el interior del vehículo (y créame, serán más de los que usted imagina) y no partirá mientras la guagua no esté llena.

Es el transporte usado por las clases populares, así que subirse a una guagua es una buena ocasión de conocer al auténtico pueblo dominicano. Además es una muy económica forma de viajar... claro que de confort, mejor no hablamos.

Para moverse por la ciudad, el taxi es una muy buena opción, puesto que existen múltiples compañías a las que se llama por teléfono y envían un taxi muy rápidamente. El servicio es bueno y el precio correcto. Aquí, como en el caso anterior, tenemos también la opción popular: los conchos o taxis colectivos muy destartalados que hacen rutas fijas con hasta 4 pasajeros atrás y 2 en el asiento del copiloto. Uno los para en cualquier parte de la ruta haciendo una seña, se monta y cunado está llegando a destino le indica al chofer que pare.

En pequeñas localidades, especialmente en zonas de costa, existen los motoconchos, jóvenes con una pequeña moto que transportan viajeros por una pequeña tarifa.



Por supuesto, la independencia completa solo se tiene manejando uno mismo el vehículo. En el país existen varias compañías de alquiler, algunas son filiales de las multinacionales más conocidas, otras son pequeñas empresas independientes, que ofrecen mejores precios pero que tienen flotas de vehículos de más edad y en un estado a veces dudoso. Ahora bien, antes de lanzarse a la aventura que significa conducir en la República Dominicana, le recomendamos que observe durante unos cuantos días el comportamiento del conductor Dominicano.

Cuando finalmente se decida, olvídese de todas las reglas y señales de tráfico que aprendió en su país, aquí tendrá que aprenderlo todo de nuevo y no necesariamente en un libro. Mientras tanto, circule a la defensiva y no de nada por supuesto, puesto que este autor ha sido ya testigo de muchas maniobras no ya imprevistas o peligrosas, sino auténticamente inexplicables.

Ver la versión en inglés de este post aquí: Traveling around in Dominican Republic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Dudas? ¿Preguntas? ¿Curiosidades? Intentaremos resolvértelas lo más rápido posible. Gracias por tus comentarios sean como sean, nos esforzaremos en mejorar.